Historia de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso

La Pontificia Universidad Católica de Valparaíso tiene su origen remoto en la disposición testamentaria de la Sra. Isabel Caces de Brown. En su testamento nombró como herederas a sus hijas Isabel y Teresa, las que, aunando esfuerzos, hicieron posible la idea de fundar en Valparaíso una Universidad Católica, dependiente del Ordinario Eclesiástico y destinada principalmente a procurar formación profesional en las ramas de las ciencias aplicadas y del comercio a jóvenes de escasos recursos, ayudando así a levantar el nivel cultural de las clases populares dentro de una formación cristiana.

El terreno adquirido correspondía a la manzana entre Av. Brasil, Av. Argentina, calle Yungay y calle 12 de febrero; concretándose la construcción del edificio el 21 de septiembre de 1925, cuando se coloca la primera piedra de lo que es hoy la Casa Central. Durante el período de la construcción del edificio universitario y su organización académica, sucedieron dos hechos que dieron a la Universidad las posibilidades de realizar plenamente el anhelo de sus fundadores, ellos fueron: la creación de la Diócesis de Valparaíso y la designación como primer obispo Monseñor Eduardo Gimpert Paut, a quien correspondió firmar el decreto que establece el nacimiento de la Universidad Católica de Valparaíso, el 15 de marzo de 1928.

El 24 de marzo del mismo año, el Nuncio Apostólico de S.S. en Chile, Monseñor Ettore Felici, bendijo el nuevo local en presencia de los fundadores, autoridades nacionales y de la zona, como asimismo vecinos de la localidad. Al día siguiente, 25 de marzo, comenzaron las clases con una matrícula de 250 alumnos en dos Facultades: la de Industrias, que formaba Constructores, Electrónicos, Mecánicos y Químicos Industriales, y la Facultad de Comercio y Ciencias Económicas, que preparaba profesionales para el Comercio. La responsabilidad en la dirección de la Universidad fue encomendada al Pbro. Rubén Castro, quien asumió como primer rector.

A fines del año 1950, el Exmo. Señor Obispo Diocesano y Canciller de la Universidad, Monseñor Rafael Lira Infante, suscribió un convenio con la Compañía de Jesús, por el cual entregaba, a esta Orden Religiosa, el Gobierno y administración de la Universidad Católica de Valparaíso, conservándose para la Diócesis la propiedad de todos los bienes existentes y futuros de la Universidad, quedando el Exmo. Señor Obispo Diocesano como Canciller de la Universidad.

A partir de 1953, la Universidad Católica de Valparaíso, comenzó a crear organismos e Instituciones dependientes de ella: es así como en el año 1959, la Universidad dio un gran paso en comunicaciones, logrando tener un merecido prestigio con la inauguración de la Televisión Chilena.

En el año 1961, la Sagrada Congregación de Seminarios y Estudios Universitarios, con la aprobación de S.S. Juan XXlll, aprobó sus Estatutos y Reglamentos. Rápidamente se suceden Importantes hitos en la historia de la Universidad y del país: se puso término al Convenio entre el Obispado y la Compañía de Jesús; asumió el primer Rector laico; a fines de esa década, se inició el Movimiento de la Reforma Universitaria; se promulgó el Reglamento de currículo flexible, los académicos participaron en la generación de las autoridades de la universidad, por nombrar algunas de las transformaciones ocurridas en este período.

Desde fines de 1973 hasta comienzos de los años ochenta, la Universidad fue intervenida, dada la situación política que vivió el país, con el nombramiento de rectores delegados por el gobierno, de la misma forma que las otras 7 universidades que existían en ese entonces. En los primeros años de la década de los ochenta, la Universidad recobró cierto grado de autonomía al poder la Iglesia nombrar al rector, cargo que fue ocupado por el académico Raúl Bertelsen Repetto hasta 1986 y por el académico Juan Enrique Fröemel desde entonces hasta el año 1990.

 

Los nuevos Estatutos Generales de la Universidad aprobados a fines de los años ochenta, volvieron a permitir la participación de los académicos jerarquizados en la generación de las autoridades de la Universidad. Es así que desde 1990 a 1998 se desempeñó como rector el profesor titular de la Escuela de Ingeniería Comercial, don Bernardo Donoso Riveros: luego, entre 1998 y 2010, el profesor titular de la Escuela de Ingeniería Industrial, don Alfonso Muga Naredo, y actualmente, desde el año 2010, nuestro rector es el profesor titular de la Escuela de Ingeniería Comercial, don Claudio Elórtegui Raffo

El 25 de marzo del año 2003, se le otorgó a la Universidad Católica de Valparaíso, el título de Pontificia, título otorgado por S.S. Juan Pablo II como una forma de reconocer la contribución que esta Institución universitaria realiza para el bien de la Iglesia, en la ciencia y el arte, en la formación superior, en la Investigación, y en la creación y extensión artística. De las más de 900 universidades católicas que hay en el mundo, sólo 18 tienen la calidad de Pontificia, Incluyendo a la Universidad Católica de Valparaíso.

Aparejado a estos cambios, la Universidad da solidez a la Investigación, la ciencia tiene lugar en ella, se racionalizan sus estructuras académicas, en fin, se consolida como Universidad. Todo esto ha conducido a desarrollar un fecundo programa de perfeccionamiento de docentes, única forma de asegurar un nivel de excelencia y actualidad en el saber, que hacen que la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso hoy día cuente con una de las más altas proporciones de docentes con Post Grado en el país.

El cuerpo académico lo forman alrededor de 960 docentes, 130 de ellos con el grado de Doctor en diferentes especialidades y 628 con el de Magíster. Actualmente, la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, cuenta con ocho facultades (Agronomía, Arquitectura y Urbanismo, Ciencias Básicas y Matemáticas, Ciencias Económicas y Administrativas, Ciencias Jurídicas y Sociales, Filosofía y Educación, Ingeniería, y Recursos Naturales), más el Instituto de Ciencias Religiosas (Ad Instar Facultatis), y una población estudiantil que supera los 14.000 alumnos, siendo necesario e Indispensable expandirse en diversos centros y campus universitarios ubicados en Valparaíso, Viña del Mar, Quilpué y Quillota. En estos más  de 80 años de fecunda vida, han sido miles los jóvenes que inmersos en el campo de las ciencias, artes y técnica, se han transformado en profesionales contribuyendo de esta manera al desarrollo de la sociedad.

Actualmente la Universidad se encuentra acreditada por 6 años en todas las áreas de evaluación que considera la Comisión Nacional de Acreditación, es decir, Docencia de Pregrado, Docencia de Postgrado, Investigación, Gestión Institucional y Vinculación con el Medio.