Bernardo Donoso Riveros es el nuevo Profesor Emérito de la PUCV: “Educar es hacer florecer”

Publicado por DGVM PUCV el 11 May 2018 | 0 Comentarios

Su espíritu de servicio y alto profesionalismo lo llevó a ocupar diversos cargos dentro de la Universidad como director de la Escuela de Negocios y Economía, director del programa de Magíster en Administración de Empresas; decano de la Facultad de Ciencias Económicas y Administrativas; vicerrector de Administración y Finanzas y rector de la PUCV.

En el tradicional Salón de Honor de la Casa Central, donde ocurren los momentos más trascendentales de la Universidad, se realizó la ceremonia de investidura como Profesor Emérito de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso del ex rector y destacado académico de la Escuela de Negocios y Economía, Bernardo Donoso Riveros.

El acto fue presidido por el Gran Canciller de la PUCV y Obispo de Valparaíso, Monseñor Gonzalo Duarte García de Cortázar y el rector de nuestra Casa de Estudios, Claudio Elórtegui Raffo, con la presencia de autoridades, académicos, funcionarios, exalumnos, estudiantes y familiares del profesor Donoso.

El decreto de nombramiento fue leído por el Secretario General de la Universidad, Juan Carlos Gentina, quien se refirió a los méritos sobresalientes del académico, que ha ocupado diversos cargos dentro de la administración universitaria como también presidiendo diversas instituciones como la Asociación Nacional de Televisión (ANATEL) y el Consejo Nacional de Televisión, entre otras.

Durante la ceremonia, se destacaron sus servicios académicos sobresalientes y prolongados en la formación de generaciones de alumnos de pregrado y postgrado, que le valieron el premio a la docencia distinguida en tres oportunidades; su decidida vocación de servicio que le llevó a incorporarse a la antigua Escuela de Negocios; su espíritu de servicio y alto profesionalismo que le permitió ocupar diversos cargos dentro de la Universidad como director de la Escuela de Negocios, director del programa de Magíster en Administración de Empresas (MBA); decano de la Facultad de Ciencias Económicas y Administrativas; vicerrector de Administración y Finanzas y rector de la PUCV.

El Secretario General resaltó su preocupación por la gobernanza de la Universidad, su visión y sostenibilidad, situación que le permitió a la institución avanzar en su desarrollo; su disciplina y liderazgo; identificación y entrega por la institución; interés de consolidar a la Universidad en el ámbito nacional e internacional durante sus dos periodos consecutivos como rector y su particular preocupación por las personas; entre otros múltiples aspectos.

 

EL RECTOR DE LOS ACUERDOS

El Profesor Emérito y también académico de la Escuela de Negocios y Economía, Fernando Alvarado Quiroga, efectuó el discurso de Laudatio, ocasión en la que destacó las cualidades de liderazgo y de buen comunicador del ex rector Donoso, quien además moderó muchos debates de candidatos a la Presidencia del país y condujo varios programas en UCV TV como "Pensando Chile".

"Bernardo fue durante ocho años el rector de nuestra Universidad, el primero luego del retorno a la democracia en Chile. Su rectorado tuvo grandes logros, siempre preocupado por el cuidado de nuestra casa común, con gran respeto por las personas, con un estilo de liderazgo participativo, con gran capacidad de diálogo. Este es un rasgo distintivo suyo, lo que fue muy claro en las sesiones del Consejo Superior donde después de los debates normalmente se llegaba a acuerdos que Bernardo contribuía a construir. Fuiste y serás reconocido como el rector de los acuerdos", señaló.

El profesor Alvarado destacó la alta capacidad del académico Bernardo Donoso para generar confianza en sus equipos de trabajo. Además, ha sido premiado por los estudiantes, no sólo por sus relevantes conocimientos, sino que también por su cercanía, cariño y respeto hacia ellos. "Te aseguro que con la ayuda del buen Dios, has dejado con tu ejemplo una profunda huella en nuestra Universidad", reflexionó.

Finalmente, el nuevo Profesor Emérito de la PUCV agradeció a la Universidad por cada uno de sus logros. "Solamente puedo estar de pie aquí por la bondad de ustedes. Los presentes y los no presentes (...) Agradezco a los artífices de este momento. ¿Podría estar aquí si no fuese por tantos, que puestos en una fila se pierden en el horizonte? He sido simplemente investido en representación de cada uno de ellos y de ustedes los presentes. Comunitariamente compartimos este honor, pues todos hemos sido albañiles y carpinteros. Nadie en la soledad, aunque sea en el silencio necesario, reflexivo y creativo, puede -sin la participación de los otros- llegar hasta aquí", expresó.

Su solemne discurso finalizó con una interesante reflexión. "Solamente el respeto al otro nos permitirá aquilatar las experiencias en la construcción del país digno de compartir y en que vale la pena alegremente estar juntos ¿Por qué florece el desierto? Porque tiene semillas que al recibir el rocío y la luz del sol se abren para agradar a la humanidad. Eso es educar, hacer florecer", concluyó.